¿Qué pasaría si todos los personajes de cuento fueran a parar a una isla encantada por culpa de una maldición?
¿Qué pasaría si el que lanzó esa maldición ni siquiera se acuerda de su nombre, al igual que los afectados por la maldición?
¿Quieres saberlo?
¡Adéntrate en The Island Awaits y conoce todos los peligros por los que nuestros queridos personajes tendrán que pasar! Pero ten cuidado: La isla es un lugar traicionero repleto de peligros y adversidades. El peligro acecha en cada esquina y ante la vida, prima la supervivencia, al igual que, ante la vida de otro, prima la tuya.
¿Te atreves?

Últimos temas
» Guardians of Eternity - Afiliación Normal Confirmación
Mar Abr 08, 2014 1:15 pm por Invitado

» ¿Buscas rol?
Miér Abr 02, 2014 5:07 pm por John Houston

» ¡Menudo secarral! - Tessa Ashdown
Miér Abr 02, 2014 5:06 pm por John Houston

» Skipping Stone RPG {Afiliación Normal}
Lun Mar 31, 2014 4:51 pm por Narrador

» Élite: Once Upon a Time {Confirmación}
Lun Mar 31, 2014 12:09 pm por Invitado

» Comenta la jugada
Dom Mar 30, 2014 6:21 pm por Narrador

» Sistema de Monedas
Dom Mar 30, 2014 5:54 pm por John Houston

» John Houston - Los Bolsillos de Robin
Dom Mar 30, 2014 5:52 pm por John Houston

» Registro de personaje
Dom Mar 30, 2014 4:19 pm por Narrador

» Registro de avatar
Dom Mar 30, 2014 4:19 pm por Narrador

Hermanos
The Island Awaits The Island Awaits The Island Awaits The Island Awaits The Island Awaits The Island Awaits
Élite
Fruit of the poisonous tree The Island Awaits The Island Awaits The Island Awaits The Island Awaits The Island Awaits The Island Awaits The Island Awaits The Island Awaits The Island Awaits The Island Awaits The Island Awaits The Island Awaits The Island Awaits The Island Awaits The Island Awaits The Island Awaits The Island Awaits
Directorios

Quinn Denial || ID

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Quinn Denial || ID

Mensaje por Quinn Denial el Sáb Mar 22, 2014 10:01 pm



Quinn Denial



Frozen

Elsa de Arendelle

Humana con poderes

Amy Gumenick




Let it go





Joan Quinn Fletcher nació el 27 de diciembre de 1992 en Detroit, Michigan, o al menos eso es lo que ella cree. Procedente de una familia de clase alta, Joan fue escolarizada en un internado solo para chicas desde corta edad, creciendo lejos de sus padres y de su hermano mayor, quien también asistía en su propio internado. Nunca se sintió muy cercana a su familia, para ella solo eran extraños a quienes veía aproximadamente unas semanas al año en vacaciones, antes de que la enviasen a un campamento en Florida el resto del verano. No, Joan no se sentía parte de ninguna familia, era un alma libre, y tampoco le gustaba vivir encerrada en un internado. Por eso mismo a los diecisiete años, tras planear durante meses su fuga, se marchó del internado sin nada más que una mochila con algo de ropa, un mp3 y un pasaporte falso con una nueva identidad, Quinn Denial, por su segundo nombre y por la continua negación de pertenecer a la familia Fletcher con la que había convivido toda su vida. Quinn Denial era una canadiense originaria de Vancouver de diecinueve años que había estado visitando Estado Unidos, y que volvía a su país natal, con su familia y amigos.

Quinn llevaba meses sacando dinero en metálico de la cuenta de sus padres; ellos no lo notaron o no le dieron importancia, y ella se aseguraba un buen colchón económico para cuando decidiese irse a la aventura. Compró una camioneta Volkswagen Kombi de tercera mano y ya había cruzado la frontera a Canadá mucho antes que el internado ni mucho menos sus padres se enteraran de su fuga. Quinn se instaló en Toronto, donde alquiló una habitación en un piso de estudiantes y asistió a distintos cursos artísticos, desde música a escultura y pintura, haciendo por primera vez en la vida lo que le gustaba, sin tener a nadie que la juzgara ni la vigilara. Sus padres, como era natural, montaron una investigación buscándola, pero Quinn supo cubrir su rastro, y finalmente los Fletchers se cansaron de buscarla y se dieron por vencidos. Quinn era una artista polifacética; cuando el dinero de sus padres se acabó se ganaba la vida tocando la guitarra por las calles, o haciendo retratos a los visitantes en los parques, e incluso durante una temporada encontró trabajo de camarera en un bar donde también actuaba de vez en cuando.

Por primera vez en la vida, Quinn también hizo amigos. Las otras chicas en el internado eran las hijas perfectas, chicas modélicas que siempre seguía el protocolo. Quinn nunca fue así, ella era una joven aventurera y anarquista a quien le gustaba salir de fiesta y aprovechar su juventud al máximo. Y en Toronto se encontró con otros jóvenes con sus mismos intereses. Formó un grupo de música con los dos chicos con quien compartía piso, y tras dos años viviendo en la gran ciudad ellos tres y otra chica amiga suya decidieron irse en un viaje por carretera recorriendo todo el país con la Kombi de Quinn. Primero fueron hacia el norte, visitando la capital, Ottawa, y Montreal, y luego viajaron hacia el oeste, atravesando las grandes praderías de Manitoba, Saskatchewan y Alberta hasta llegar a las Montañas Rocosas y, más adelante, al Pacífico. Su viaje siguió durante meses y meses, entraron a los Estados Unidos y viajaron hacia el sur hasta Los Angeles, donde empezaron su ruta 66 siguiendo lo más acuradamente posible la vieja carretera, hasta llegar a Chicago, desde donde viajaron hacia Washington D. C. y, finalmente, Nueva York. Después de recorrerse América de costa a costa dos veces, Quinn y sus amigos quisieron ver más mundo. Su destinación: Europa. Pero la Kombi formaba parte del grupo tantos como ellos mismos, era su marca de identidad, su designación de hippies modernos con ganas de dar la vuelta al mundo. Así que en Nueva York embarcaron la camioneta en un ferry con destino a Rotterdam, Países Bajos.

Pero no todo salió como esperaban. Una noche de tormenta, el barco naufragó, y sin saber cómo Quinn fue a parar a una isla desierta, sin tener ninguna pista de sus amigos. Quinn no sabe cómo pudo sobrevivir al naufragio, y de hecho la isla no está desierta, porque hay más gente, otros desconocidos, que seguramente han sufrida la misma suerte que ella.
El primer ser humano que decidió que sería divertido encerrar un pájaro en una jaula se merece sin duda alguna pasar el resto de la eternidad en el infierno. Los pájaros son seres bellos y elegantes, necesitan libertad de volar adónde les lleve el viento, no pueden vivir encerrados en una jaula y cantar sus dulces melodías para deleitar a sus captores. No, los pájaros no pueden ser encerrados, y así se considera Quinn a sí misma, un pájaro que necesita abrir sus alas en toda su extensión y no encontrarse atada a unas pesadas cadenas de acero impidiéndole saborear la preciada libertad.

Quinn es un alma libre, independiente, va en contra de sus principios someterse a la voluntad de alguien más. Prefiere la soledad a las malas compañías, aunque como cualquier otro ser humano ella también necesita sentirse querida por alguien; necesita tener la seguridad que en algún lugar está alguien con quien puede confiar, alguien que no le dará la espalda y cuidará de ella en sus peores momentos. Pero Quinn no es solo un delicado colibrí, no, es como una majestuosa águila, que surca los cielos con orgullo y valor. Quinn es una chica fuerte; se debe ser fuerte para aguantar la infancia y adolescencia que ella vivió, encerrada en un internado, con una familia de sangre pero no de alma, sintiéndose sola cada día. Quinn es alegre y energética, aventurera, siempre con ganas de ser cosas nuevas. Ver mundo ha sido siempre su sueño, viajar al otro lado del globo terrestre y explorar todos los rincones exóticos que existen.

Quinn no es precisamente una persona sociable, no generalmente, al menos. Puede ser la chica más divertida y simpática si quiere, pero solo con personas que valgan la pena, y cabe decir lo selectiva que es la rubia. Mucha gente le provoca desconfianza, incluso a veces repulsión, y si no compartes unos ideales parecidos a las de ella lo más probable es que te ignore o se muestre reservada y hosca. Sí, Quinn es hipócrita y suele juzgar bastante por las apariencias, y si no le das una primera buena impresión es muy poco probable que se te abra. Rebelde por naturaleza; seguir las normas no ha entrado nunca dentro de sus planes, y de hecho Quinn cree que un mundo sin leyes, sin clases sociales y sin dinero sería mucho, mucho mejor.

A pesar de ser bastante inteligente y hasta cierto punto responsable, su lado derecho del cerebro está mucho más estimulado que el izquierdo. Creativa hasta puntos inimaginables, la lógica nunca ha sido una buena compañera para Quinn, pues prefiera la imaginación. No presta demasiado atención a las palabras, pues pueden ser manipuladas, sino que se guía por el lenguaje corporal y su innata empatía para descifrar cuáles son realmente las intenciones de los demás. Aunque no muchos han llegado a comprobarlo, Quinn puede ser realmente una muy buena amiga, comprensiva y, sobre todo, leal. Ella te conoce, te respeta y te trata como un igual, sin importar que aparezcas con un cuerpo al que tenéis que enterrar.

Los pájaros pueden reposar un rato en una branca de un árbol, descansar, y luego volver a alzar el vuelo, e incluso regresar a menudo si el lugar es agradable. Quinn puede actuar de una forma similar, pero nunca echará raíces en ningún sitio ni en ninguna persona, hay una parte de sí misma, con forma de pájaro, que tiene que ser libre, salvaje, desconocida.

Quinn no es una chica violenta, ni de lejos, pero sí sabe defenderse a la perfección cuando lo necesita. No es muy fan del cuerpo a cuerpo, su complexión delicada no es precisamente una ventaja, pero a la hora de lanzar cosas, lo que sea, es bastante hábil con su puntería. Quinn conoce sus capacidades, sabe que ella tiene muchas más posibilidades de ganar una lucha si el factor sorpresa está a su favor, así que su estrategia favorita es protegerse desde las sombras y montar emboscadas.
ARMAS:
AÚN NO TIENES NADA


The cold never bothered me anyway

The Island RPG

avatar
Quinn Denial
Inactivos
Inactivos

Femenino Conchas : 2

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Quinn Denial || ID

Mensaje por Narrador el Dom Mar 23, 2014 9:43 am



¡Aceptada!




Tu ficha está perfecta, ahora solo te queda repartir los puntos.
Te han tocado 63 puntos a repartir entre: Velocidad, fuerza, destreza, defensa, agilidad y resistencia. Completa utilizando el siguiente código:
Código:
[b]Velocidad:[/b]
[b]Fuerza:[/b]
[b]Destreza:[/b]
[b]Defensa:[/b]
[b]Agilidad:[/b]
[b]Resistencia:[/b]

Tabla creada por y para The Island. Respeta el trabajo de los otros, NO ROBES.
The Island RPG


avatar
Narrador
Admin
Admin

Conchas : 67

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Quinn Denial || ID

Mensaje por Quinn Denial el Dom Mar 23, 2014 3:08 pm

Velocidad: 11
Fuerza: 10
Destreza: 10
Defensa: 10
Agilidad: 12
Resistencia: 10
avatar
Quinn Denial
Inactivos
Inactivos

Femenino Conchas : 2

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Quinn Denial || ID

Mensaje por Narrador el Dom Mar 23, 2014 3:22 pm



¡Perfecto!




Tu ficha está aceptada y correcta. Cierro el tema.

Recuerda que al realizar los registros puedes ganar monedas si las reclamas en el thread de Sistema de Monedas.

Tabla creada por y para The Island. Respeta el trabajo de los otros, NO ROBES.
The Island RPG


avatar
Narrador
Admin
Admin

Conchas : 67

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Quinn Denial || ID

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.